10 indicaciones de que ya no es una empresa mediana

Iniciar una pequeña empresa puede haber sido una de las mejores decisiones que haya tomado en toda su vida. En lugar de luchar por un pequeño reconocimiento y algunas promociones en un trabajo corporativo, descubrió que ganar dinero se trata de ser dueño de una pequeña empresa y no simplemente de trabajar duro en una empresa más grande.

Con el tiempo, dejaste de ser un desvalido y te convertiste en una empresa mediana. Además, necesitaba pagar impuestos comerciales más allá de los obvios, pero no lo suficiente como para abrumarlo.

Sin embargo, ¿cómo saber cuándo ya no es una empresa mediana y necesita más estrategia integral de cumplimiento tributario?

Así como no se da cuenta de que su hijo ha crecido unos centímetros más, es posible que ni siquiera se haya dado cuenta de que ya no es una empresa mediana. Si bien un aumento en su flujo de ingresos es una pista, aquí hay otras diez pistas de que ahora es una gran empresa.

1. Menos comunicaciones internas cara a cara

Los viejos tiempos de pasar por la oficina de alguien para discutir los detalles del proyecto o solucionar problemas ya no son posibles. Usted y todos sus altos directivos están demasiado ocupados para dedicar tiempo a visitas a la oficina o reuniones de personal. En aras de la conveniencia, la mayoría de sus comunicaciones se realizan a través de Internet o un dispositivo móvil.

Además, ya no todas sus personas clave están en el mismo lugar, por lo que incluso si quisiera pasar un tiempo cara a cara con sus mejores personas, ya no es posible a menos que compre un boleto de avión.

2. Muchas sucursales

Con el tiempo, ha ampliado su negocio simplemente replicando su modelo de negocio en una región más amplia. Podría ser a nivel estatal, nacional o incluso internacional. En lugar de unas pocas oficinas, ahora tiene muchas y, en lugar de todo cerca de la sede, sus sucursales están repartidas por todas partes.

3. Toma de decisiones distribuida

Para tomar mejores decisiones, necesitaba obtener la tecnología más actualizada. Esto no solo era necesario para examinar las crecientes pilas de datos investigados, sino también para facilitar la colaboración entre los jugadores clave en diferentes ubicaciones.

De hecho, la toma de decisiones puede haberse vuelto tan compleja que ha retirado la idea de tener sistemas informáticos en el sitio y ahora hace todo lo posible en la nube para reducir costos y facilitar una mejor colaboración y una toma de decisiones más rápida. Ahora, en lugar de unos pocos tomadores de decisiones clave, ha distribuido la toma de decisiones a un número más amplio de gerentes de sucursales.

4. Carga de trabajo distribuida

Su carga de trabajo se ha multiplicado hasta el punto de que si no se mantiene al tanto de todo, corre el riesgo de una sobrecarga del sistema. Al darse cuenta de que la carga de trabajo excede lo que usted y sus gerentes actuales pueden manejar, actualizó sus sistemas informáticos para procesar toda la información que llega a un ritmo más rápido.

Además, automatizaste muchas tareas que las máquinas pueden hacer más rápido y mejor que los seres humanos. Finalmente, para hacer frente al alto volumen de transacciones en cada día hábil, no solo aumentó su personal interno, sino que también comenzó a subcontratar su trabajo más especializado a contratistas independientes, muchos de los cuales trabajaban en el extranjero.

Al distribuir las cargas de trabajo de esta manera, logró reducir el impacto de las cargas de trabajo a través de la descentralización mientras administraba el aumento en el volumen comercial de manera más eficiente.

5. Servicio al cliente más sofisticado

Debido a los problemas que surgen al evitar retrasos en el cumplimiento de los pedidos de los clientes y la pérdida de ventas, tomó una serie de medidas para mejorar el servicio al cliente, desde agregar más personal hasta subcontratar una parte de sus pedidos a servicios de cumplimiento externos.

6. Metodologías mejoradas de pensamiento estratégico

Con el fin de evitar los peligros de un desempeño deficiente y no cumplir con las expectativas de ingresos, contrató consultores externos para mejorar su planificación estratégica. Es posible que incluso haya investigado metodologías modernas como Agile, Lean, Scrum y Kanban y haya elegido la mejor para su organización.

Al mejorar su metodología, ahora pudo ver el panorama general, identificar las limitaciones y eliminar los cuellos de botella. Al repensar sus procesos estratégicos, logró continuar aprovechando las oportunidades comerciales.

7. Mayor especialización de la fuerza laboral

Sus empleados dejaron de realizar múltiples tareas y comenzaron a especializarse porque esto era necesario para mantenerse mejor organizados.

8. Control de inventario mejorado

Su control de inventario tuvo que volverse cada vez más sofisticado para ofrecer las mejores soluciones de gestión, y tuvo que informatizar muchos procesos que solían ser posibles con solo una mano de obra humana.

9. Contratación de más talento para marketing y ventas

Para evitar el alto costo de hacer conjeturas fundamentadas sobre lo que quería el mercado, comenzó a intensificar su investigación y prueba de líneas de productos, a menudo utilizando el software más reciente para pronósticos de ventas más precisos. También pidió a RR.HH. que aumentara sus criterios para contratar a los mejores talentos a la hora de encontrar expertos en marketing y representantes de ventas.

10. Niveles crecientes de cumplimiento gubernamental

Los requisitos legales de su negocio se volvieron más complejos. Además de contratar más abogados de empresas corporativas, también necesitaba contadores mejor calificados y un software más sofisticado para manejar las complejidades de las regulaciones locales y los estándares de cumplimiento del gobierno.

En resumen, usted sabe que ya no es una empresa mediana cuando ha tenido que hacer cambios tecnológicos y de personal masivos a lo largo del tiempo para mejorar la productividad, mantener contentos a los empleados y satisfacer a los clientes.


Deja un comentario